TESTIMONIOS

Javier S.
 
Reeducado
Año 2019-2020 (marzo).

“Bueno mi nombre a Javier Sierra hoy cumplo 32 años de edad. Para empezar quiero dar las gracias, ya que si hoy estoy dando este testimonio es por el apoyo que conseguí en Gente Joven. Siempre pensé que era perder mi tiempo estar un año internado, pero la verdad que fue lo mejor que me pudo haber pasado, ya que salvo mi vida. Hoy en día tengo una vida tranquila junto a mi familia, pude recuperar a mis hijos, tengo un entorno grato y puedo disfrutar de las cosas lindas que tiene la vida como sus altos y bajos, pero dándole una mirada distinta y con soluciones. La verdad la droga no es el problema, el problema lo tenemos nosotros ya que interpretamos la realidad de una forma diferente e irracional. En Gente Joven tendrán una experiencia de vida que no se les va olvidar jamás, conocerán gente parecidas a ustedes como otras muy opuestas y de todas aprendes algo aprendes a: ser empático, a tener hábitos de responsabilidad y un sin fin de herramientas que por las drogas pierdes. Hay profesionales dedicados y con una vocación admirable que te enseñan a enfrentar la vida de una manera totalmente distinta. Si hoy me vuelven a preguntar: ¿te internarías para salvar tu vida? no lo pensaría 2 veces ya que perder un año no es nada a perder el resto de tu vida. 

 

La vida es compleja y te aseguro que si quieres hacer un cambio, esta es la mejor opción. La vida te va sonriendo de a poco y no te das cuenta cuando de nuevo estás en la sociedad, pero con herramientas para enfrentarla. Agradezco cada día que estuve ahí y por los que me faltan de ir a visitar, también agradezco  a Eduardo y Brian, un psicólogo de estos que ya no existen, ya que tiene una vocación inmensa hacia sus usuarios. Gracias a ellos, a mis padres y a hacer todo lo que ellos te enseñan puedes salir de la mierda en la que estaba y transformarla en días de dicha y recompensas. Disfrutar el día día no tiene precio son muchas las cosas que podría decir, pero las resumo en un gracias infinito a ellos a mis padres y compañeros...

que Dios los bendiga".

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Juan Carlos L.
 
Reeducado
Año 2019-2020 (enero).

Hablar de mi paso por la CT  es reflexionar del periodo más enriquecedor de mi vida. Fue una estadía cordial, de hermandad y aprendizaje, dónde pude descubrir un gran equipo de profesionales , con la disposición y vocación de ayudar a encontrar nuestro proyecto de vida , que por un tiempo lo tuve extraviado pero con su ayuda y mi esfuerzo lo pude volver a contemplar . Hay momentos duros, difíciles y hasta dolorosos, pero con el conocimiento y apoyo de ellos y mis hermanos de la CT, fue posible  aprender de que de eso se trata este tratamiento . Valore y resignifique cada uno de mis periodos y vivencias del pasado.

 

Hoy por hoy me siento orgulloso de haber conocido y convivido con ese selecto grupo de personas que llegamos con dos características similares: dejar las drogas y volver a ser esos seres humanos que alguna vez nos sentíamos dignos de admirar, para mí es una fraternidad donde siempre podré volver a reforzar mi convicción del camino que quiero seguir hasta mis últimos días. Pero sin ese apoyo y respaldo de esta hermosa comunidad quizás jamás lo hubiera llegado a pensar  . Gracias totales

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Gary P.
 
Reeducado
Año 2016-2017 (julio).

“Era poli consumidor desde los 10 años, tuve dos intentos de rehabilitación antes de encontrar esta linda comunidad llamada “Gente Joven”, donde aprendí y logré entender sobre esta enfermedad; Hoy estoy a poco tiempo de salir, debo admitir que no fue un paso fácil de dar, asumir que había llegado a un callejón sin salida, entender que estaba realmente enfermo y que claramente no podía avanzar solo, necesitaba de ayuda, llegué a un punto de mi vida donde me sentía vacío, cargaba una mochila llena de problemas y culpas que solo me llevaban a querer huir, en ese momento perdía a mi familia, mi pareja y me perdí a mí mismo como persona, tanto así que no lograba mirarme en el espejo, porque era solo la sombra de quien en un momento fui. Había fallado tantas veces que no tenía esperanzas de lograr reeducarme. Aún recuerdo esas emociones y las llevo guardadas, para el día en que me den ganas de volver a consumir tener claro que en un par de horas las volveré sentir.

Esta experiencia desde un principio fue realmente hermosa, un cambio real, me ha enseñado muchas cosas, una de ellas fue entender que la droga nunca fue el problema, si no mi psicología y la forma cómo yo interpretaba mi realidad. Quiero agradecer a mi terapeuta Eduardo Umaña y a mi monitor Francisco Rojas, ya que gracias a sus experiencias y sabiduría pude entender que este camino de abstinencia era lo más lindo que podía vivir, ellos me entendieron y me apoyaron en un momento donde ni yo lograba creer en mí, ni mucho menos en el camino de la lucidez, agradezco además a Dios por traerme a esta comunidad, son personas llenas de vocación ya que ayudar a personas como nosotros muchas veces se torna difícil. Me costó entender lo que me enseñaban y tropecé un millón de veces con la misma piedra, pero ellos siempre estuvieron para decirme en lo que fallaba. “El cambio no es solo la abstinencia de las drogas, más bien de la psicología, las conductas y el estilo de vida”.  Gracias por entregarme las herramientas con las que voy a iniciar este nuevo camino. Hoy puedo decir que soy quien siempre quise ser, un hombre libre y capaz, lleno de metas y desafíos por cumplir, un buen hijo, con mi abstinencia absoluta, teniendo siempre claro que cargo una cruz por toda la vida, pero que gracias a esta enfermedad pude conocer una nueva vida, llena de conocimientos hermosos”.

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Luis C.
 
Reeducado
Año 2016-2017 (enero).

“Hola, soy de Iquique y empecé mi proceso en la comunidad “Gente Joven” el día 07 de enero del 2016 y finalicé el día el día 07 de enero del 2017. Bueno en pocas palabras en la comunidad volví a nacer, mi vida estaba pérdida, perdí a mi hijo, a mi familia, en realidad perdí todo. Cuando entré a mi comunidad aprendí a conocerme, también aprendí de que se trata mi enfermedad, me abrí a las terapias, expuse todos mis problemas y así pudieron ayudarme, me enseñaron a ser una persona asertiva, a tener motivación, a ser una persona humilde y encontrarle una motivación a mi vida.

 

También aprendí a salir de algunos estados emocionales y de pensamientos irracionales, aprendí a compartir con personas de diferentes culturas y eso me sirvió mucho porque todo lo que se vive en comunidad se vive aquí afuera, gracias a Dios y a mis ganas de cambiar me reeduqué, y volví a Iquique donde actualmente me encuentro, recupere a mi hijo y familia, por eso estoy eternamente agradecido de la comunidad y sus profesionales porque hicieron un gran trabajo conmigo, ojalá que este relato les sirva a las personas que lo lean”.

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Ariel B.
 
Reeducado
Año 2015-2016 (septiembre).

"Soy de Calama y  a mí me gustaría compartir mi testimonio sobre lo que paso conmigo sobre mi consumo de OH, PBC, THC y COC. Yo empecé a salir normalmente al centro con mis amigos, a tomar OH y luego a consumir THC y luego empecé a probar COC para que se me pasara, pero con el tiempo empecé a probar otro tipo de droga que fue el PBC  y lo empecé a hacer con mis amigos luego llegué a hacerlo solo, y empecé a buscar el dolor pensando cómo había perdido a mi familia, cómo se alejaba mi hijo. Sentía que me lo apartaban y más me refugiaba en la droga. Con el tiempo empecé a alejarme de mis amigos y empecé a consumir PBC solo, y más cantidad que antes para poder alcanzar mi euforia y después empecé a consumir apenas salía del trabajo, lo único que quería era beber y consumir PBC. Ya con el tiempo empecé a perder la confianza de mi madre y familia, ya nadie me creía y empecé a bajar el rendimiento de mi trabajo levantando las sospechas en mi trabajo. Cuando sentí que toque fondo, lo hablé con mi madre y me dio el apoyo para poder internarme y cuando me tocó ir al trabajo, el que estuve a punto de perder, auto denuncié que tenía problemas de drogas y que por favor necesitaba ayuda y me prestaron todo el apoyo.

 

Luego me decidí a buscar una comunidad en Santiago, hasta que encontré esta comunidad tan linda que me ayudó a salir de las drogas, decidiéndome y queriendo salir  de la mala vida que llevaba, me interné un año donde aprendí muchas cosas, como poder enfrentar mis miedos y también me dieron herramientas terapéuticas para poder luchar día  a día. Sé que toda mi vida voy a ser un adicto, por eso siempre tengo que estar alerta de todo mi entorno ya que yo elijo mi entorno. Cuando cumplí mi año internado me vine a Calama con mi convicción de recuperar  todo y me reincorpore al trabajo donde tuve que dar una charla motivacional con lo que viví y dar un mensaje de que todo se puede si se quiere, logré recuperar a mi hijo y sobre todo a  mi familia. Con el tiempo recuperé mi puesto de trabajo y logré el sueño que anhelaba que es la casa propia y ahora vivo con mi hijo y mi polola muy felices, viendo crecer a mi hijo que era lo que más quería, lo amo mucho y amo mi nueva vida que llevo . Muchas gracias Comunidad Gente Joven por toda la ayuda brindada y en especial  a usted hermano Eduardo Umaña y las gracias al hermano Francisco por el apoyo que me brindo durante mis emociones.  Pronto estaré de visita. Gracias, saludos".

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Claudio T.
 
Reeducado
Año 2015-2016 (junio).

“Mi experiencia de haber vivido en comunidad un año la considero enriquecedora,  ya que nos ponemos a disposición en forma voluntaria sabiendo que es por nuestro bien, nuestra reeducación en los aspectos de tareas domésticas como limpiar baños, barrer, cocinar, aprender a hacer pan, etc., nos ayudan a adquirir humildad ya que acatamos órdenes. La reeducación también es muy importante en el aspecto de adquirir conocimientos nuevos es muy valorable ya que aprendí muchas cosas que no sabía. Además el haber vivido en comunidad me ayudó a valorar a las demás personas tal cual son con todos los defectos y virtudes.

 

Me sirvió mucho la experiencia de haber vivido en comunidad ya que existe un antes y un después, aunque uno se equivoca me relaciono diferente a como lo hacía antes, pienso mucho más las cosas, estaré por siempre agradecido de la comunidad en este caso el hermano Eduardo y hermano Francisco junto al grupo con el que compartí el año que estuve me ayudaron mucho a ser lo que considero una mejor persona.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Raúl F.
 
Reeducado
Año 2015-2016 (febrero).

“Mi experiencia como usuario de la comunidad terapéutica  Gente Joven, fue una de las mejores experiencias de mi vida, en la cual me pude conocer y pude cambiar mi estilo de vida, en base a los conocimientos del terapeuta y la constancia del monitor con nosotros.

 

Lograron cambios importantes los cuales nos mantienen abstinente y luchando día a día, el tratamiento es 100% efectivo cuando se pone el interés real de lo que uno quiere, que es cambiar y poder volver a sonreír y llevar un estilo de vida normal.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Sergio S.
 
Reeducado
Año 2014-2015 (diciembre).

“Comienzo este testimonio recordando mi experiencia vivida en mi querida Comunidad Terapéutica Gente Joven. En este lugar me encontré conmigo mismo, modificando aspectos de mi personalidad que había olvidado. El amor y vocación de nuestros líderes son factores fundamentales para ir explotando nuestras cualidades al cien y de una buena forma.

 

Terminé una etapa engorrosa de mi vida dando inicio a la vida que siempre quise y merecía para ser feliz, con esos pequeños detalles que te hacen feliz y que están tan al alcance como en el aquí y ahora.

 

Eduardo Umaña y Francisco Rojas son personas que nos reeducaron y que gracias al camino que nos mostraron, y decidí seguir, me siento pleno y abstinente por el resto de mi vida, ya que en base a eso construí mi proyecto de vida.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Oscar S.
 
Reeducado
Año 2013-2014 (octubre).

“Soy chileno, mayor de edad y doy testimonio de haber estado durante un año en  la comunidad terapéutica Gente Joven. Ingrese en Octubre del 2013 después de pasar por un periodo largo de drogadicción,  al ingresar hallé un mudo nuevo que me hizo un quiebre en mi forma de ser y estar en el mundo, al principio me costó, entendí que fue una buena decisión y la aproveche al máximo.

Descubrí que el conocimiento lo podía adquirir en las terapias y en el día a día con mis compañeros en la comunidad, esto me hizo adquirir nuevas  habilidades sociales aprendí que las drogas no son el problema, sino la forma  en que significaba mis experiencias pasadas que la reeducación es posible y me aboque con pasión a lograrlo.

El uso de herramientas terapéuticas  y el conocimiento adquirido me han permitido hasta el día de hoy estar en abstinencia y tengo fé de que así será hasta el fin de mis días.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Rafael G.
 
Reeducado
Año 2013-2014 (junio).

“Han pasado más de 4 años desde que terminé un proceso en mi querida Comunidad Terapéutica Gente Joven. Dar ese paso no fue fácil sino todo lo contrario, pero era la última opción que tenía, gracias a mi familia que insistió una y otra vez,  esto se pudo conseguir. Llegué lleno de incertidumbre a este lugar de no saber qué pasaría conmigo. Si aguantaría convivir  con personas de diferente carácter, hábitos o seguir los mandatos, reglas del lugar era todo un dilema también, el no tener a la familia cerca era lo peor. Estuve en este lugar por el periodo de un año y  poner toda mi voluntad para poder conseguir el objetivo, dejando de lado mi orgullo. Afortunadamente comprendí que la idea era entregarse al tratamiento y así se hizo un poco más fácil,  tenía también una idea que sirvió de brújula en todo momento de hoy, como así en el futuro, esto ha de guiado mis pasos: un atroz miedo de volver a consumir. Cuando llegas a punto de no retorno, no hay nada más que  importe que la droga, sientes un vacío y  desesperanza en el interior, que la única forma de no sentirla es continuar consumiendo (es lo que los médicos llaman refuerzo negativo), y en ese camino de bajada, sin posibilidad de frenar donde vas perdiendo todo lo que te importaba: familia, trabajo, amigos, sueños, pero sobre todo el amor a ti mismo, mirarte al espejo y ver en qué  desecho de persona te convertiste, en una deformada imagen y que no quede ningún rasgo de lo que fuiste o querías ser. Es la realidad pura y dura de la adicción, resulta amarga, solitaria y enloquecedora.

Todavía conservo sensaciones en mi memoria. Las llevo guardadas en un sobre para que cada vez que se me pase la idea de consumir, me recuerden donde volvería en cuestión de horas y de todo lo que recupere, a la basura en cuestión de minutos. Por suerte, algo que no perdí en aquella pesadilla de mi enfermedad fue a mi familia, ellos me apoyaron en mi proceso, a conservar mis valores, a ser otra persona, hoy los conservo a mi lado como un tesoro invaluable. En el tratamiento comprendí que tengo una enfermedad crónica de por vida, que no debo volver a los patrones que me llevaron a esa horrible pesadilla, debo cuidarme el doble, mantener mi abstinencia, sentirme bien conmigo mismo. Porque así podré cuidar de los míos. Bueno espero que estas palabras que son sólo un testimonio de alguien que recuperó cosas tan importantes como el amor de mi familia y que está ganando día a día una batalla inmensamente costosa, pero que sabrá dar por la felicidad, dando bienestar a toda esa gente que me apoyó, cuidó, creyó y aún sigue creyendo en mí. Agradecimientos especiales a Eduardo Umaña Galaz y Francisco Rojas.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Marco M.
 
Reeducado
Año 2012-2013 (agosto).

“Soy ex poli adicto a las drogas, hace aproximadamente más de 4 años que pude tomar una de mis mejores decisiones, la cuál era buscar ayuda, esto significó el primer paso para cambiar nuevamente. Necesitaba abandonar una personalidad fría, sin valores, dignidad  y sin identidad, la cual fui forzando mediante mi años de consumo, en primera instancia luego de contar a mi familia en lo que estaba, me entregaron todo su apoyo que fue un factor necesario y clave, me fui a Santiago esperando un lugar al cual recurrir y se abrió un cupo en mi querida Comunidad Gente Joven, donde viví una experiencia durante el periodo de 12 meses acompañado de factores terapéuticos que significa convivir con gente igual que yo de carácter inestable y desordenado.

Doy gracias a Dios no sólo por haber llegado a esa instancia, sino que también a los compañeros con los que conviví que me ayudaron a saber quién era yo, descubrir todos los días cosas nuevas en mí, participar de terapias abiertas y el equipo clínico de la institución, junto con la metodología de tratamiento es realmente efectivo, a mí me sirvió y hoy soy otra persona. Comencé nuevos objetivos que nunca fueron de mi interés, gracias a todos ellos hoy estoy a pasos de conseguir mi primer título de Técnico Profesional y soy afortunadamente padre de una niña de 1 año. El cambio existe no importa dónde con quién o cómo, pero sí se puede salir de las drogas.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Maximiliano O.
 
Reeducado
Año 2011-2012 (noviembre).

”Llegué desde la ciudad de Ovalle en el año 2011 a la Comunidad Gente Joven, en ese entonces tenía 19 años y llegué con la incertidumbre de no saber qué sería de mi vida, una vida que desde los 14 años abarcaba un consumo diario, descontrolado y dependiente a la pasta base, el cual me tenía en esa actualidad como indigente en las calles de mi ciudad y más aún a toda mi familia devastada por lo que acontecía en  mi vida;  una vida delictual, con mentiras e irresponsabilidades como consecuencia de mis actos.

Luego de un año y tras cumplir mi proceso, salí al mundo con las técnicas terapéuticas aprendidas dentro de mi ciclo dentro de la comunidad y llevándome conmigo un proyecto de vida en el cual quería enfocarme por el resto de mi vida; fue así como  mejoré mi relación familiar, volviendo a estar con los míos, terminé mi cuarto medio, entré a la universidad a estudiar psicología (lo cual me encuentro hoy en día en proceso de formación continuando mis estudios de esta profesión), logré cumplir sueños personales como practicar el deporte que siempre quise (billar), y hoy en día me soy seleccionado nacional de esta disciplina representado a Chile en panamericanos y torneos internacionales. Ya son casi 6 años de abstinencia gracias a lo aprendido en la comunidad, gracias a las herramientas terapéuticas, el  equipo clínico especializado en temas de adicción, y un apoyo constante luego del proceso con un seguimiento que la comunidad me ha ofrecido  para así poder continuar con mis años de abstinencia de por vida.

Gracias a la comunidad terapéutica Gente Joven por llegar a mi vida y tenerme hoy en día feliz de lo que soy y feliz de poder caminar libre, solo siguiendo mis sueños personales y mi proyecto de vida, alejado del consumo y enfrentando mis problemas sabiendo del cómo llegue a estar y de cómo las herramientas adquiridas pueden cambiar una vida.”

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN

Juan J.
 
Reeducado
Año 2009-2010 (agosto).

«Hola, tengo 44 años, y pasaré a contarles mi testimonio desde el momento que ingresé a la comunidad terapéutica. Fue en Agosto del año 2009, al principio no entendía lo que era estar en una comunidad ya que me sentía privado de libertad a tal punto que al principio me dieron ganas de abandonar el tratamiento, pero con la ayuda de mis compañeros que estaban ya en la comunidad logré tomar la mejor decisión de mi vida y seguir ahí. Desde el principio no fue nada fácil compartir ahí con personas que no consumieran drogas púes estaba acostumbrado a relacionarme con ellas. Lo más relevante fue cuando tuve que ir al psiquiatra y el me receto “Ritalin” ya que los primeros tres meses andaba de un lado para otro y no podía concentrarme en mi tratamiento.

Con el tiempo logré establecerme en mi estado de ánimo, me enseñaron a cocinar, a hacer pan y de a poco a tener mayores responsabilidades, aprendí a compartir con otros sin drogas, a entender que tenía un problema grave pero que sí podía salir de eso.

Ahí estuve un largo año, los que pase con altos y bajos, pero que con la ayuda de mi padre, mi esposa e hijos pude salir adelante. Gracias a este tratamiento es por el que hoy me encuentro muy bien, libre de las drogas y tranquilo con un hogar  bien formado.

Haber hecho mi tratamiento en la comunidad Gente Joven es lo que cambio mi vida. Me dio la sabiduría para enfrentarla con todos los problemas que hay en ella y sin refugiarme en las drogas. Ser responsable, cuidar de mi familia y de mí, controlar mis impulsos, disfrutar y conocer la felicidad. 

Hoy aparte de seguir participando en esta comunidad, trato de transmitir lo que aprendí a otros jóvenes que lo necesitan. Le agradezco de corazón la ayuda y el tratamiento que me dio mi terapeuta Eduardo Umaña Galaz, es una gran persona, sabio en lo que hace y buen amigo.  Le estaré eternamente agradecido.»      

REEDUCADO DE LA COMUNIDAD TERAPEUTICA GENTE JOVEN